25 jul. 2014

La mentira que ofende al cliente



Y es que a ¿quién le gusta que le mientan o le hagan creer una cosa que no existe o no es con el servicio/producto al que en realidad ofrecen?, en lo personal ya me había pasado pero entendía que es para minimizar costos, pero con el tiempo hubo cambios, hoy por hoy no se lleva a cabo el adquirir la materia prima a altos costos o por lo menos no para aquellos que están empezando con su negocio mientras seguramente se proyectan para convertirlo en una empresa, con expansión geográfica y hasta su nicho de mercado.
Se puede ofrecer un excelente producto buscando las materias primas a unos precios asequibles tanto para el propietario como para que el cliente decida pagar por él, y no solo esto es imprescindible, la atención es vital para que el futuro cliente se sienta bien y este seguro de regresar no por la comodidad que le ofrece el lugar si no por la seguridad que demuestran quienes lo atienden, pues el que titubeen, duden o en definitiva no saben ni el valor de lo que venden da mucho en que pensar o por lo menos no quedaran ganas de volver, por eso hay que tener cuidado a quien se recluta ya que no puede ser una persona introvertida, de rasgos fuertes o por su carácter, la simple presencia puede indisponer a los clientes.

Ahora, si prometen un jugo natural es porque es eso lo que exactamente nos venden y no un “jugo” mezclado con algún polvo del sabor del “jugo natural” o mejor llamado ‘saborizante artificial´ el cual nos quieren vender al mismo precio de un producto que no existe en su carta; al parecer se les olvida que existe una comunicación llamada el “boca a boca” es una estrategia de mercadeo que se usa para dar de que hablar con sus productos y así reproducir e incrementar sus ventas.

Cuando un cliente, consumidor y usuario recibe lo que se le ha prometido no cabe duda de que volverá y en ciertos casos adquirirá el producto independientemente de su precio.